El cambio, sacado de un libro, donde nos invita a cambiar desde ya, hacer una vida mejor y más productiva, pensamos en nosotros mismos.

 

El cambio implicaba más ejercicio, mejor comida, pensamientos más positivos, disciplina, coherencia y mucho más que poco a poco se tenían que ir creando.

 

El cambio surgió desde el momento en que empecé a ser mamá, el momento en el cual mis prioridades cambiaron y mi forma de ver la vida dio un cambio de 360 grados.

Mi tiempo se volvió importante, pero más importante se volvió el tiempo que podía compartir con el milagro de vida.